martes, 13 de enero de 2009

Piedras de crecentada


Ayúdame a beber tanto azul
a retener tanto añil entre las manos
a rescatar un guijarro entre puntas de diamante
como si los años y el color de los sueños
valiesen apenas nada
para este minuto leve
en que miro conmovida la espuma.
Predestinada a ríos de élitros
a Malacatus turbulentos
que nutre manglares y trapiches
a Manzanares con aventuras grandes y nimias
cada río con su agua
sus peces ciegos
y sus lunas locas
sus deltas y cataratas
de nada sirve la incesante repetición de las olas
lo que es ya no será
y esa es la única verdad que nos concierne.


II

Sobre el muro
las flores reciben...
todas las estaciones
nacieron del osario de muchachas
que no miraran el malva de esta tarde
tampoco miraran
en los charcos
los astros ahogándose
bajo los zapatos de los chicos de Liverpool
ni miraran los ojos que secretemante
saquean
los tesoros de lo cotidiano
y que colman de plenitud este instante
cuando algo es hermoso y lo dices
ese algo nos une
aunque sólo sea el barro
que queda cuando la lluvia se aleja
aunque sólo sean
las flores humildes sobre el muro las que digan
la proximidad del abismo
sobre el que cada uno construye su reino.


III

Vos la gran ciudad amurallada
muy al norte
la piedra bruta de los anhelos
que tus manos infantiles
No se ocuparan de tallar.
Una araña teje su hilo sin rozarte
vos la catedral
donde madrugan pájaros ciegos
brotados de lágrimas salobres
vos animal de fondo
que ha de perderme
cuando más raíces
echan las manos hacia ti
vos
pozo dulce que más se oculta
cuando el suelo fulge de soledad
vos campo minado
por donde inquieto se desliza
un verso con caderas
vos lo ultimo que quedará
después de
la extensión ciliar del sol
vos el gran pájaro de fuego de stravinsky
sobrevolando todo lo que arde
en la mesa del sueño.






3 comentarios:

alfredo dijo...

muy bonita tu poesía.....sigue asi

Anónimo dijo...

Berni, me encanta este poema. Creo que es intimamente humano, gracias por escribir tan bien.

Panchu dijo...

Me gusto tu poesia, como todas las publicadas en pajaros de papel,que tubiste el gusto de dedicarme,saludos